ARRIBA

FIELES SIEMPRE

El vivir una vida con Dios es realmente una aventura donde caminas y avanzas por la fe. Imagino en este preciso momento un camino angosto, en el que debemos ir ligeros de carga y renunciar a muchas cosas, lleno de pruebas y desafíos, que luego de superarlos es muy beneficioso porque nos van dando diversas características. Una de ellas, que he tenido que aprender y quiero seguir aprendiendo mucho más es la fidelidad. 

Luego de estar mas familiarizada con esta palabra, en algún punto me empecé a preguntar a mi misma ¿Qué es realmente ser fiel? En nuestra mente probablemente hay sinónimos o palabras que relacionemos como; constante, leal, firme, que no cambia ni se mueve, que persiste, tiene voluntad, que termina lo que empieza o cumple lo que prometió. Todo aquello nos habla de fidelidad, de un carácter marcado y de una sola línea. ¿A quién te recuerda? ¡Apuesto a que inmediatamente pensaste en Dios! Y sí, también yo, y es que la fidelidad es una de sus virtudes, Él es completamente fiel. Pero ¿Cómo logro ser fiel si mi naturaleza es totalmente opuesta, es inconstante y cambiante?

Ahora te hago otra pregunta ¿Que sucede cuando pasamos bastante tiempo con una persona? Nos comenzamos a parecer, adoptamos sus palabras, nos reímos parecido, tenemos gustos en común, incluso si nos gusta o admiramos algo de esa persona sin darnos cuenta lo imitamos y las demás personas pronto comienzan a notarlo. Esto mismo sucede cuando nos juntamos con Jesús, cuando respondemos cada vez que está a la puerta y lo dejamos cenar con nosotros. Y esta es la voluntad de Dios, que también tú y yo aprendamos a ser fieles.

En un periodo de mi vida fui infiel a Dios, a sus tiempos, a su servicio, a buscarlo como Él es digno. Me concentré en mi misma, y eso trajo amargura, frustración, ansiedad y finalmente dolor. ¿Y sabes que? no encontré nada bueno, solo perdí tiempo y aun peor, su presencia. Pero te puedo decir que Él es un Dios realmente compasivo y clemente, lento para la ira y grande en misericordia y fidelidad cuando nos arrepentimos de nuestros caminos y nos volvemos a Él. ¡Lo mas increíble es que cuando esto ocurrió y dejé de obedecer a mi infiel corazón, adivina que… Él había permanecido fiel! Me cambió la ropa de culpa y pecado, y me dio una de hija y perdón. Eso provocó en mi un arrepentimiento aun mas genuino, y hoy procuro con todas mis fuerzas nunca mas volver a ese estado, porque entendí que lejos de Él nada puedo hacer.  

Algo increíble y que me llena de esperanza, es que ningún sinónimo de esta virtud (fiel) es ser perfecto, ser fiel definitivamente no es ser perfecto. Vamos a fallar, vamos a caer, vamos a desanimarnos y no tener fuerzas, claro que si, pero aun en esos momentos la fidelidad a Dios debe estar en nuestros corazones pidiendo perdón, pidiendo sus fuerzas, pidiendo su gozo. Eso es ser fiel, persistir, mirar al cielo y saber que desde allí viene nuestro socorro, aun en tus peores momentos. He vivido momentos de desanimo y la fidelidad de Dios me ha vuelto al camino, su gracia me ha enamorado y me ha llevado a producir un gramo mas de fidelidad. Él usa mi debilidad para ser más que suficiente y a través de esa muestra de amor hacerme un poco más fiel, alguien que te muestra su lealtad en los días mas oscuros realmente merece la tuya porque te das cuenta que está contigo por amor, uno que no es humano.  

La respuesta al desanimo no es quedarte deprimido en tu habitación, la respuesta a la frustración no es enojarte con Dios, la respuesta al desanimo no es conformarte a ese estado, la respuesta correcta es ser fieles a Dios, a su palabra, a sus promesas, es seguir creyendo, seguir confiando, seguir esperando. Lo fácil es huir y ser infiel, lo difícil y de valientes es esperar y ser fiel aunque pareciera que no estás haciendo nada.  

La fidelidad es tan importante para vivir la vida que Dios tiene para ti, que te invito a pasar tiempo con el mas fiel de todos y a imitarlo. Dios bendice la fidelidad, si eres fiel en lo poco Él te dará mas. Vive con un corazón fiel delante de Dios. La fidelidad hará de ti una persona confiable, de buen testimonio, y prospero en todo lo que hagas. Se fiel en tus compromisos con Él, mantén clara tus prioridades, no cambies su voluntad por nada. ¡Fieles a Dios en todo tiempo, Él es digno!

Deja tu Comentario